Ruta Histórica y Cultural — 07 enero 2012

Desde la tranquila carretera que da hacia el pueblo se puede observar el ex convento, que con su gran fachada rodeada por una alta muralla nos da una buena imagen de lo que nos espera más adelante.

El convento fue fundado por la orden de los agustinos alrededor de 1535. De su arquitectura destaca el magnífico rosetón gótico elaborado en cantera con el centro calado de cerca de 3 metros de diámetro y que permite el paso de los rayos del sol al interior del majestuoso convento.
Al ingresar y pasar junto a los altos muros se encuentra uno con los amplios jardines y los habituales caminos de piedra que llevan de las puertas de la entrada a la capilla principal. Avanzando por el corredor que conduce a la entrada del templo, nos encontramos una magnífica cruz atrial donde se puede leer la inscripción INRI y que está colocada en un pedestal cuadrado de piedra. En este mismo patio del convento se pueden observar dos relojes solares, el del lado izquierdo marca de las siete de la mañana a las doce del día y el del lado derecho marca de la una del día a las seis de la tarde.
Al interior del templo, lo primero que se distingue son los frescos dibujados en las paredes y que han sobrevivido generaciones de visitantes, así como la pila bautismal de piedra con personajes que señalan a los 4 puntos cardinales. Al fondo, se encuentra el altar principal orientado hacia donde nace el sol. Ahí se puede observar un púlpito labrado que mezcla detalles interesantes y que ostenta la imagen de San Juan en la actualidad.
Varias piezas son elaboradas en piedra de cantera como el púlpito, el barandal del coro y la nervaduras del sotocoro. El ex convento se ubica en sí, al sur del templo. A éste último, se accede por una pequeña puerta localizada en el lado derecho del mismo.
El claustro es de un solo nivel y en la actualidad aún se pueden apreciar algunos de los frescos que habrían cubierto toda la extensión de las paredes del lugar. Hoy en día solo algunos sobreviven y otros más se han comenzado a restaurar para deleite de los visitantes. Entre ellos, se distinguen escudos agustinos y pasajes de la vida de Jesús y María. Al centro del claustro encontramos un simbolismo recurrente en estos espacios, una fuente, la cual representa la fuente de la vida en el edén y por ello es que suele existir en todas las construcciones religiosas realizadas en aquella época, aunque los diseños puedan tener pequeñas variaciones, dependiendo de la orden o el tiempo exacto de su construcción. Una de las más bellas pinturas es la figura de un santo papa, cuya expresión en los ojos comunica la calidad del retrato.
Los invitamos a que al visitar el municipio de Yecapixtla, no dejen pasar la oportunidad de adentrarse en el ex convento que fue construido hace casi 500 años y por supuesto, cerrar con un delicioso plato de la cecina más famosa del mundo. Saliendo de la ciudad de México se puede llegar a Yecapixtla fácilmente tomando la autopista del sol, unos kilómetros antes de llegar a Cuernavaca debe tomar la desviación Cuautla / Tepoztlán y seguir las indicaciones, en poco menos de 1 hora y enclavado al pie de la sierra, entre las barrancas que rodean al volcán Popocatépetl y contando con un agradable clima templado está Yecapixtla, que etimológicamente significa “Lugar donde sopla el aire delgado o fino”.

Galería

About Author

(0) Readers Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


5 + dos =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>